ACIST Medical Systems, Inc. (“ACIST”) comparte su sincera empatía con todas las comunidades del planeta afectadas por la COVID-19. A medida que el mundo responde a esta pandemia, seguimos comprometidos con respaldarlos para garantizar que continúe el trabajo fundamental de proporcionar nuevos tratamientos a los pacientes.

En ACIST tomamos todas las precauciones para proteger la salud y la seguridad de nuestros empleados y sus familias, nuestros clientes, pacientes y comunidades. Haga clic aquí para ver nuestra respuesta detallada sobre cómo estamos gestionando la COVID-19, así como cartas sobre limpieza específica de los productos.

COVID-19 + salud renal: datos clínicos principales

Todos los días se publican estudios clínicos sobre las consecuencias a corto y largo plazo de la COVID-19. Existe una gran cantidad de pruebas clínicas publicadas sobre la COVID-19 y la salud renal. A continuación presentamos un resumen realizado tras la revisión de las publicaciones citadas por la National Kidney Foundation (Fundación Nacional del Riñón), los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y otros colegios profesionales.

Un metaanálisis de más de 30 estudios demuestra que la COVID-19 afecta gravemente a los órganos, incluidos los riñones.1

Se ha observado insuficiencia renal aguda (IRA) en pacientes con COVID-19, incluso entre adultos no ancianos que, si no fuera por ello, serían adultos sanos.2

Entre los pacientes con COVID-19, existe un alto grado de correlación entre lesiones cardíacas y lesiones renales.3

La IRA está altamente correlacionada con la gravedad y la mortalidad3 de los pacientes con COVID-19.1,4,5

La IRA está presente en hasta el 30 % de los pacientes hospitalizados y no está claro cuántos recuperarán la función renal.6 Según la National Kidney Foundation, después de recuperarse de la COVID-19, estos pacientes corren mayor riesgo de desarrollar una enfermedad renal crónica.2

Antes de la COVID-19, alrededor de un 30 % de los pacientes sometidos a angiografía coronaria corrían, tras realizarla, el riesgo de contraer una lesión renal aguda inducida por contraste (LRA-IC).7

Debido al impacto de la COVID-19, esta población podría aumentar, ya que los supervivientes de COVID-19 que han pasado una IRA o han presentado sangre o proteínas en la orina corren un riesgo elevado de desarrollar una enfermedad renal crónica.2

ACIST CViTM puede ayudar a proteger la función renal durante la angiografía

ACIST CVi puede ayudar a reducir y hacer un seguimiento de la administración de contraste durante los procedimientos de angiografía, reduciendo el riesgo potencial de IC-AKI en comparación con el manifold manual.9

  1. 9. Minsinger KD, Kassis HM, Block CA, Sidhu M, Brown JR (2014) Meta-analysis of the effect of automated contrast injection devices versus manual injection and contrast volume on risk of contrast-induced nephropathy. Am J Cardiol 113 (1): 49-53.

Respuesta de ACIST a la COVID-19

Obtenga más información sobre cómo ACIST Medical Systems está respondiendo a la pandemia.

Carta sobre la limpieza de CVi por la COVID-19

Instrucciones sobre cómo limpiar el sistema CVi.

Carta sobre la limpieza de HDi por la COVID-19

Instrucciones sobre cómo limpiar el sistema HDi.

Carta sobre la limpieza de RXi por la COVID-19

Instrucciones sobre cómo limpiar el sistema RXi.